24.10.11

volver a vivir lento

Acabo de volver de vacaciones... la verdad es que he vuelto hace más de un mes y todavía me estoy haciendo a Madrid de nuevo después de tres semanas en Galicia.
Feliz después de altas dosis de familia y amigos, mucha comida de mamá y mucha comida de verano (calamares, pimientos de padrón, empanada y pescaditos), algo de playa y algo de fiestas jolgorio.
Y es que este verano fué un verano Gallego cien por cien:  llovió a ratos, hizo sol a veces y fué de esos veranos que tienes que llevar la bolsa de la playa en el coche porque si de repente hace sol cambias de planes corriendo y corriendo, también, te vas a la playa porque no sabes cuanto va a durar ni cuando va a volver a hacer sol... y he llegado a la conclusión de que asi se nos forja el carácter a los gallegos:  por un lado influye el clima, porque nunca sabemos que tiempo va a hacer después y por otro lado los pimientos de padrón, que unos pican y otros no y el resultado es que asi somos,  que parece que nunca se sabe si subimos o bajamos, y que contestamos con otra pregunta, que nos emocionamos si oímos una muiñeira (si ves a un tio llorando en medio de la calle al son de una Gaita es Gallego, bueno también puede ser Irlandés, si es muy alto es Irlandés) y que no nos gusta estar lejos de casa... 
De todo lo que me transmite volver a Galicia me quedo con la ternura que me inspira recuperar ciertos olores, colores, texturas y volver a vivir lento por unas semanas,  disfrutando de cada momento.
Lo bueno de todo esto es que haciendo pequeñas cosas podemos tener parte de este relax aunque vivamos en una ciudad como es Madrid.
Aprender a hacerte tus jerseys, patchwork, amigurimi... en uno de los cursos que se imparten en Black Oveja:

hornear con todo el cariño del mundo unas galletas para una merienda en familia o con amigos,  puedes apuntarte a un curso de los que da Mónica Iglesias, en Pinchín:

llevar cosas bonitas aunque vayas a comer en  la oficina:

dejar un mensaje bonito por sorpresa, porque sí... no hace falta que sea su cumpleaños,

Y porque de vez en cuando tenemos que pararnos, respirar hondo y continuar, ser conscientes de si estamos disfrutando de cada momento ...

7 comments:

Beatriz Martínez said...

Qué tendrán las tierras gallegas, verdad? Que cuando llegas no quieres irte, y te entra una morriñaaaaa, y eso que no soy de alli, los que de allí sois,no se cómo podéis sobrevivir!

olville said...
This comment has been removed by the author.
olville said...

bueno, a mi se me va pasando después de unas semanas en Madrid, que también tiene sus cosas buenas o muy buenas: el plan de cañitas (que como en Madrid en ningún sitio), el buen tiempo, la gente de Madrid... pero si es cierto que es algo común a todos los gallegos y a los que no sois de alli por lo que veo ;)

Aitana said...

Aqui una Gallega en Castellon, rezando para que sea verdad lo de la gota fria del jueves y asi al menos ver llover ;)

vireta said...

vivir lento suena tan bonito q merece la pena esforzarse... yo no se si lo voy a conseguir con mi impaciencia... pero intentemoslo juntas!!

Silvia said...

me encantan los bolsos! dónde puedo comprar uno?

olville said...

Silvia, hola!

esta es la dirección en dónde encontré las bolsas. A ver si tienes suerte y todavía les quedan.

un beso

olga



http://www.thehabygoddess.bigcartel.com/product/be-be-bold-lunch-box-bag-kits